Logo Gestoría Rubén María
Trámites para particulares, empresas y autónomos.

Pensión por incapacidad

Esta prestación es una contribución económica destinada a un trabajador que, tras sufrir un accidente o enfermedad, encuentra impedimento para desarrollar una vida laboral “normal”. Es decir, es una pensión económica a la que el trabajador tiene derecho debido a afecciones físicas o mentales graves. La Seguridad Social es la administración encargada de ofrecer esta protección económica para que, el afectado, cubra sus necesidades básicas. Y así, poder vivir. Para poder disfrutar de este derecho debes haber cotizado en la Seguridad Social, aunque existe una pensión no contributiva en caso de que tal cotización no exista. En definitiva, es una prestación que facilita la Seguridad Social al trabajador cuya capacidad funcional se ha visto afectada tras un accidente o enfermedad (laboral o no).

Aunque, hemos explicado que existe la modalidad de pensión contributiva y no contributiva, ambas tienen diferencias entre sí. Por ejemplo, en la modalidad contributiva la cuantía se define en base al origen de lo que causa la incapacidad, la base reguladora o el grado. En cambio, para acceder a una pensión no contributiva se establecen otros requisitos que explicaremos más adelante. La principal finalidad de esta prestación es la de cubrir la falta de ingresos que sufre el trabajador tras una enfermedad o accidente. Y que tras sufrir esta causa, su capacidad para desarrollar su puesto de trabajo se ha visto afectada. A continuación, vamos a explicar los requisitos, los tipos que existen o cómo vamos a poder tramitarla sin necesidad de movernos de casa. Si necesitas conocer más información o empezar el trámite solo tienes que llamarnos para que, un equipo profesional, se encargue de hacerlo por ti.

Requisitos para ser pensionista por incapacidad

Los requisitos para acceder a la pensión de incapacidad varían en función del grado reconocido del interesado. Ya que, encontramos diferentes tipos de incapacidad, y según sea la que se quiere solicitar, los requisitos serán distintos. Sin embargo, existen factores comunes entre ellas. Cumplir estas condiciones es fundamental para poder comenzar los trámites de incapacidad. En este caso, nos encontramos dos tipos diferentes de incapacidad: temporal y permanente. La principal diferencia entre ambas es la duración en el tiempo. Por tanto, también serán diferentes en cuanto a los requisitos. A continuación, vamos a explicar con mayor detalle las condiciones que son necesarias, y obligatorias, para poder cobrar esta prestación por una situación de incapacidad. Si estás interesado iniciar el trámite no dudes en contactar con nosotros.

Requisitos para solicitar una pensión por incapacidad temporal

Para ser beneficiario de la prestación por una incapacidad que sea de carácter temporal tienes que estar afiliado a la Seguridad Social o en situación de asimilada al alta en el momento que tiene lugar el hecho causante. Si está causada por una enfermedad común, se deben tener cubiertos un período mínimo de cotización. Este período mínimo consiste en tener cotizados 180 días dentro de los cincos años anteriores. Si el hecho causante es una enfermedad o accidente laboral no es obligatorio demostrar el período mínimo de cotización. El trabajador deber está al corriente en los pagos de las cuotas de cotización. Y por último, dicho trabajador se debe de estar beneficiando de asistencia médica y en situación de baja médica.

Requisitos para poder tramitar una pensión de incapacidad permanente

Se contemplan las siguientes incapacidades con los correspondientes requisitos. Para la incapacidad permanente parcial no se puede haber cumplido la edad mínima de jubilación y en el momento de la enfermedad tendrá que estar cotizando en la Seguridad Social. Para la incapacidad permanente total es necesario no haber cumplido la edad mínima de jubilación. Estar cotizando o afiliado de la Seguridad Social en el momento del accidente. Y en caso de que, la incapacidad haya sido causada por enfermedad común, el período de afiliación va a depender de la edad del trabajador. Y para la incapacidad permanente absoluta y gran invalidez no se debe tener la edad mínima de jubilación en el momento. Tiene que estar cotizando en la Seguridad Social. Y por último, si el trabajador en el momento de la enfermedad o accidente está de baja dentro de la Seguridad Social, deberá haber cotizado 15 años en total.

Opiniones de clientes al solicitar la pensión de incapacidad

Carmen
Carmen
Pensión por incapacidad permanente
Leer más
Estamos encantados con el trabajo de la gestoría, consultamos varios sitios y ninguno sabía darnos respuesta a nuestras dudas. Pero por fin alguien ha resuelto todas y hemos podido tramitar la prestación gracias a ellos!!
Mario
Mario
Pensión de incapacidad permanente absoluta
Leer más
Sufrí un accidente laboral y me quede sin poder trabajar. Gracias a la gestoría pude empezar la gestión para solicitar esta pensión. Habéis sido muy amables en todo momento.
Celia
Celia
Paga no contributiva por incapacidad
Leer más
Tenía dudas sobre la pensión mínima de incapacidad permanente y también quería conocer mi situación por si podía solicitarla o no, por eso llame para informarme de todo. Muy atentos en todo momento, la verdad!
Carlos
Carlos
Pensión máxima por incapacidad permanente absoluta
Leer más
A mi padre le dieron la incapacidad absoluta tras una enfermedad y tuvo que dejar de trabajar desgraciadamente. Un amigo nos comentó que llamáramos a la gestoría para que nos solucionaran en el tema y estamos encantados.
Natalia
Natalia
Pensión por incapacidad temporal
Leer más
Quería información sobre esta pensión porque me encuentro en una situación complicada, pero por suerte pudieron solucionarme la incapacidad de una manera muy rápida!
Jorge
Jorge
Pensión por incapacidad parcial
Leer más
Gracias a vosotros tengo por fin mi pensión, además sin necesidad de moverme de casa. Habéis sido muy amables y pacientes en todo momento, muchas gracias por la atención!

Tipos de pensión de incapacidad laboral

Cuando hablamos de una incapacidad en el ámbito laboral debemos saber que existen dos tipos de incapacidades diferentes. Por un lado, encontramos la que se denomina incapacidad temporal, y por otro, incapacidad permanente. Dependiendo de la situación personal de la persona que causa la incapacidad será de un tipo o de otro. Para más detalles sigue leyendo, y si necesitas más información sobre este apartado no dudes en contactar con nosotros. Es fundamental conocer los diferentes tipos que existen para saber a cual podemos acceder dependiendo de la situación personal de cada uno.

Incapacidad temporal

Cuando hablamos de una incapacidad con carácter temporal nos referimos a una situación en la que el trabajador no puede desempeñar su trabajo. Y esto ocurre a causa de una situación de salud que necesita de asistencia sanitaria y lo imposibilita para realizar su trabajo. Es lo que comúnmente se denomina “baja laboral”. Y por lo general, tiene menor duración, no es una situación permanente. Es decir, es de manera puntual. Tiene una duración máxima de doce meses que se pueden prorrogar hasta seis meses más. De hecho, cuando supera ese límite de tiempo, la Seguridad Social evalúa la posibilidad de que, se convierta en permanente. Es la Seguridad Social quien protege al trabajador frente a una situación por una incapacidad de estas características.

Incapacidad permanente

  • Incapacidad permanente parcial: La pensión por incapacidad parcial es la que se recibe cuando el trabajador no tiene una incapacidad absoluta, pero aun así no le permite realizar una vida normal y realizar las actividades laborales de una manera normal. Debe tener al menos un 33% reconocido para tener una incapacidad parcial.
  • Incapacidad permanente total: La incapacidad total limita al trabajador en gran dificultad para poder desarrollar las tareas laborales que se le exigen en el trabajo. Y por tanto, esta imposibilidad de trabajar afecta negativamente a su estabilidad económica. La incapacidad mínima por incapacidad permanente total corresponde al 55% de la base reguladora de la persona que la solicita.
  • Incapacidad permanente absoluta: Un trabajador puede solicitar esta prestación cuando, tras una enfermedad o accidente, es incapaz de realizar las tareas exigidas en su profesión. En estos casos, al trabajador, le corresponde el 100% de la base reguladora. Lo que significa que será la pensión máxima por incapacidad absoluta.
  • Pensión por gran invalidez en 2021: Un trabajador tiene derecho a cobrar esta pensión cuando tras una enfermedad no puede realizar ninguna actividad profesional y además, necesita estar acompañado para hacer las tareas básicas diarias. En este caso, la Seguridad Social también remunera al cuidador que atiende a dicho trabajador.

Documentación para la solicitud de la pensión por incapacidad permanente o temporal

La solicitud de la pensión por incapacidad es necesaria para poder solicitarla en ambos casos. La documentación para presentar es la misma para la temporal como para la permanente. Si eres ciudadano español, tendrás que presentar el DNI. En caso de ser, ciudadano extranjero tienes que presentar el pasaporte o documento personal. Cuando el interesado es menor de edad tiene que presentar un documento de representación legal del menor. Pero no solo van a pedir esta documentación, ya que para solicitar esta prestación es necesario demostrar el período de cotización exigido. El cual varía en función de cada caso y del grado de incapacidad. Además, se deberá entregar el parte del accidente o enfermedad laboral junto con el documento que refleje el sueldo real del trabajador el año previo al accidente o enfermedad.

El trámite para la pensión de incapacidad es sencillo, pero se nos puede complicar a la hora de recoger toda la documentación necesaria para solicitarlo. Ya que, aparte de los documentos mencionados anteriormente van a pedir otros. Aparte del período de cotización, y la citada antes, existen algunos documentos que van a pedir de forma extra en caso de que sea necesario. Por ejemplo, el historial clínico certificado por el servicio público de salud de la Comunidad Autónoma. Esto último se podrá entregar si el trabajador tiene acceso a dicho historial. Y un certificado del Registro Civil en los casos que se haya sufrido un aborto de un embarazo de más de seis meses. En cuanto a los autónomos, están obligados a presentar un justificante de pago de las cotizaciones. Y en caso de accidente de trabajo o enfermedad profesional, debe entregarse un parte administrativo del accidente o enfermedad.

Compatibilidad de la pensión de incapacidad permanente de la Seguridad Social y el trabajo

La incapacidad permanente total y el trabajo son compatibles, aunque existen casos en los que esta compatibilidad es inexistente. Ya que, la compatibilidad con el trabajo va a depender del tipo de incapacidad reconocida. Aunque, independientemente del tipo de dicha incapacidad, la realización de cualquier trabajo tiene que comunicarse al Instituto Nacional de la Seguridad Social. En resumen, la incapacidad y el trabajo son compatibles dependiendo del tipo de esta. Ya que, dependiendo de la incapacidad reconocida el trabajo será incompatible o no. Por lo general, sí es compatible la incapacidad con el trabajo. Pero con ciertos matices que explicamos a continuación.

En el caso de la incapacidad parcial, el trabajo es completamente compatible porque el trabajador continúa realizando la misma actividad. De hecho, lo que recibe es una indemnización en un pago único. En la incapacidad permanente total, existen algunos matices. La ley contempla que el puesto que desempeñaba el trabajador es incompatible con esta incapacidad. Pero puede desempeñar otro trabajo en esa misma empresa y cobrar la pensión a la vez. Y por último, si hablamos de la incapacidad absoluta y gran invalidez, debemos saber que es totalmente incompatible con cualquier trabajo a realizar. Aunque, la Seguridad Social contempla la posibilidad de compatibilizar esta incapacidad con otras actividades. Siempre y cuando no presenten un cambio en la capacidad de trabajo del pensionista. Sin embargo, la Administración pública puede revisar el grado de discapacidad y suspender la pensión, o modificarla. En cualquier caso, si tienes dudas al respecto contacta con nosotros.

Cuantía mínima de la pensión de incapacidad permanente en 2021

Ya hemos mencionado que dentro de la incapacidad encontramos dos diferentes: la temporal y la permanente. En este punto vamos a centrarnos en la permanente y en su cuantía. Ya sabemos, que los grados de incapacidad permanente y las cuantías también están relacionados. Es decir, la cantidad para recibir va a estar condicionada por varios factores. A pesar de que, la cuantía depende de los años cotizados, existen unas cuantías mínimas que están establecidas para garantizar que estas personas tengan una base de pensión asegurada. Aunque, no solo dependen de los mencionados, sino que también existen casos concretos en los que la cuantía va a variar según la situación individual del solicitante. Dependiendo de la situación la cuantía también se verá afectada.

Estos casos son si tienen cónyuge a cargo, si no tiene cónyuge o si tiene cónyuge, pero no a cargo. La situación personal de cada futuro beneficiario va a ser determinante a la hora de establecer la cuantía que recibirá. Si quieres saber más sobre la cuantía que puedes recibir según tus condiciones personales no dudes en contactar con nosotros. Ya que, puede resultar complicado saber con total seguridad el importe exacto y es lo que más nos preocupa a la hora de solicitar esta prestación económica. Además, es importante saber que si no has cotizado o no tienes lo años mínimos exigidos para acceder a una pensión contributiva, puedes acceder a una no contributiva. Por este motivo, y por muchos otros es necesario que cuentes con un equipo especializado como el nuestro. Nos encargaremos de resolver todas las dudas que se te presenten durante la tramitación.

Diferencias: Pensión contributiva y pensión no contributiva de incapacidad en 2021

Ya hemos mencionado que esta pensión puede ser contributiva y no contributiva. Es decir, la Seguridad Social diferencia entre ambas pensiones. Cada una de ellas tendrá sus propios requisitos para poder cobrarlas. Algunas de las diferencias que tienen es que, para la contributiva tienes que haber cotizado un mínimo de años. En cambio, para la pensión no contributiva no es necesario haber cotizado. Y esta se concede a personas en situación de necesidad en base a sus rentas. Otra diferencia son las coberturas, ya que para acceder a una pensión de estas características solo se puede en caso de incapacidad o jubilación. Para más información sobre este punto puedes contactar con nosotros para que resolvamos tus preguntas.

Pensión contributiva por incapacidad

La pensión contributiva por incapacidad se concede según la edad del solicitante y el tiempo que dicha persona haya cotizado dentro del régimen de la Seguridad Social. Existe un mínimo de tiempo de cotización para poder acceder a esta prestación: 15 años. Y si cumples este requisito puedes acceder al 50% de tu base reguladora. Una de las grandes diferencias que existe entre ambas es la cuantía para recibir por cada una. Y es que, para cobrar se tienen en cuenta los años cotizados y la base reguladora para poder determinar lo que se cobrará. Es importante saber que para poder acceder a ella, de los 15 años exigidos por la Seguridad Social, los dos últimos tienen que ser justo antes de acceder a la pensión.

Pensión no contributiva de incapacidad

Existe una pensión de incapacidad no contributiva para aquellas personas que no han cotizado lo suficiente, o nada. Ya que, el estado ampara a las personas que no hayan cumplido los años de cotización establecidos. Como la anterior, esta también tiene sus propios requisitos para poder solicitarla. Los requisitos para la pensión no contributiva son: carecer de ingresos insuficientes, tener entre 18 años y ser menor de la edad de jubilación establecida, residir en territorio español un mínimo de cinco años, y estar afectado por una incapacidad que le impida realizar actividades básicas o laborales. En este caso, su cuantía no estará basada en la base reguladora, sino que dicha cuantía se establecerá en la Ley de Presupuestos Generales del Estado. Será abonada en 12 pagas, más dos pagas extraordinarias en junio y noviembre.

Consejo de gestores para solicitar las pensiones por incapacidad en 2021

¿Puede una persona solicitar un cambio a jubilación por incapacidad laboral?

En el caso de que, una persona esté cerca de la edad de jubilación y sea beneficiario de una prestación por incapacidad, puede tener varias dudas al respecto. Por ejemplo, qué ocurrirá cuando llegue el momento de la jubilación, si debe escoger entre una u otra, si se pueden compatibilizar ambas. A continuación, veremos las opciones que tienen aquellas personas que se encuentran en esta situación concreta. Lo primero que debemos saber es que, la incapacidad y la jubilación no son lo mismo. La incapacidad es la situación en la que, el trabajador, presenta anomalías que le impiden trabajar tras sufrir una enfermedad o accidente. Y la jubilación, es cuando la persona deja de ser activa laboralmente y pasa a cobrar una prestación de la Seguridad Social por los servicios prestados durante los años de trabajo.

En el caso de ser pensionista por incapacidad, no existe una edad a la que vayas a dejar de cobrar esta prestación. La prestación por incapacidad puede ser vitalicia porque se rige por unas condiciones médicas que son valoradas para saber si, la persona, es apta para trabajar o no. Por lo general, las pensiones de incapacidad no se pueden compatibilizar con las de jubilación. Ya que, ambas pertenecen al mismo régimen de la Seguridad Social y, llegado el momento, tendrás que elegir entre una u otra prestación. Dependiendo de lo que más te interesa económicamente podrás optar a la jubilación a los 65 años por incapacidad permanente total o seguir cobrando la de incapacidad. También puedes jubilarte por incapacidad laboral a los 55 años. Habrá un incremento en la base reguladora que pasa de ser el 55% al 75%, solo ocurre si tienes reconocida una incapacidad total.

¿Cómo saber si su pensión de incapacidad permanente ha sido resuelta favorablemente?

Lo primero que debemos saber es que, para solicitar una pensión de estas características, hay que pasar primero por un tribunal médico. El cual será el encargado de determinar si tienes incapacidad, y si es afirmativo, establecerán el grado y el importe de la pensión. Por lo general, el propio trabajador recibirá en su domicilio una carta con la resolución. Además, esta carta es un documento fundamental para poder comenzar el trámite de la prestación. En ella, también se establecerá el plazo para una revisión por mejoría o porque la persona ha empeorado. Una vez tengas la resolución definitiva, puedes comenzar con la tramitación de la prestación económica que te corresponde en función del tipo de incapacidad.

Cuando se inicia el trámite para recibir esta prestación, ya sea de forma presencial o por internet, puedes ver el estado de tu solicitud de las siguientes formas. Una de ellas, es a través de la sede electrónica de la Seguridad Social. Desde ahí podrás ver el proceso de tu solicitud, desde que la presentaste hasta que se resuelve. Para ello puedes necesitar algunas de las certificaciones digitales existentes, como un certificado digital, o cl@ve. Otra opción es identificarse mediante SMS, sin la necesidad de certificación digital. Por lo tanto, encontramos tres métodos de identificación con los que podemos acceder: certificado digital, cl@ve o vía SMS. Si has realizado el trámite con nuestra gestoría, nosotros nos encargaremos de revisar el estado de tu solicitud con la ayuda de los datos ofrecidos por tu parte.

¿Cómo tramitar la pensión por incapacidad en 2021?

Existen dos formas para poder tramitar esta prestación; presencialmente o por internet. Actualmente, la forma más demanda entre nuestros clientes es hacerlo telemáticamente sin la necesidad de desplazamientos. Es la manera más rápida, cómoda y sencilla. Puedes llamarnos para pedir información e iniciar los trámites para cobrar la prestación. Este trámite lo puedes realizar desde cualquier provincia perteneciente al territorio español. Desde Navarra, Vizcaya, La Coruña, Tarragona, Córdoba o cualquier otra dentro del país. Si estás interesado puedes contratar nuestros servicios para que lo hagamos de todo por ti. Garantizamos una atención personalizada e individualizada para cada situación y persona. Además, te aconsejamos que hagas este trámite de forma telemática para mayor comodidad para ti.

Tramitar la solicitud de la pensión de incapacidad por tu cuenta

En ambos casos, tanto para la temporal como para la permanente hay que seguir los siguientes pasos. Para tramitar esta prestación por tu cuenta tendrás que acudir al centro de atención e información del Instituto Nacional de la Seguridad Social. Allí tendrás que presentar la documentación necesaria correctamente cumplimentada y firmada. Además, de la identificación personal para poder comenzar el trámite. En los casos de que el trabajo esté ligado al mar, tendrás que personarte en las direcciones provinciales o locales del Instituto Social de la Marina. Una vez que la documentación haya sido entregada, un equipo de valoración de incapacidades estudiará tu caso y lo valorará según la documentación médica entregada.

Tramitar la pensión de incapacidad con gestoría Rubén María

Este trámite también puedes hacerlo por internet desde la comodidad de tu casa. Una de las opciones es hacer la gestión a través de nuestra gestoría. Nuestro equipo de profesionales te atenderá y te ayudará en todo momento. Si necesitas información, asesoramiento o comenzar el trámite no dudes en llamarnos para encargarnos por ti. Si te animas a realizar el trámite con nosotros te garantizamos un trato profesional para que todo sea lo más sencillo posible. No dudes en contactar con nosotros para recibir más información y el asesoramiento adecuado para poder iniciar los trámites de la prestación. Además, para recibir información sobre tu situación o conocer el estado de tu prestación también puedes contactar con nosotros. Para cualquier cosa que necesites sobre el trámite de esta pensión, no dudes y contáctanos.

Preguntas más frecuentes de los clientes al pedir una pensión por incapacidad laboral

Lo más habitual, es que durante la tramitación de esta prestación, nos surjan dudas. Nos encontramos frente a cuestiones, o situaciones, que no sepamos resolver. Por este motivo, a continuación, vamos a responder a las cuestiones que más se repiten entre nuestros clientes. En caso de que, todavía tengas dudas, te invitamos a que pases por la gestoría para resolverlas. Realizando el trámite con nosotros, podrás hacerlo todo desde la comodidad de casa sin necesidad de desplazamientos.

¿La pensión por incapacidad permanente cotiza para la jubilación?

Si consiste en una baja temporal o permanente parcial para ejercer su profesión habitual, se sigue cotizando para la jubilación. Pero, si el trabajador presenta una incapacidad permanente total, absoluta o gran invalidez se deja de cotizar para la jubilación.

¿Cuántos años debes tener cotizados para una incapacidad permanente?

Existe un mínimo de años que se deben tener cotizados para poder acceder a esta prestación: 15 años cotizados como mínimo. Para más información contáctanos.

¿Si tengo la incapacidad permanente total puedo solicitar la absoluta?

Sí, es posible pasar de una incapacidad total a una absoluta. Siempre y cuando hayas recurrido al mecanismo de la reclamación dentro de los plazos previstos, y tras una revisión se haya aprobado el grado de incapacidad absoluta.

¿Qué sucede si llego a la jubilación cobrando la pensión de incapacidad permanente?

Una vez, el beneficiario, llegue a la jubilación, su prestación de incapacidad se denominará pensión de jubilación sin que se modifiquen las condiciones de esta.

¿Qué pasa si tengo una pensión de incapacidad permanente total para mayores de 55 años?

Cuando el beneficiario alcanza los 55 años, puede obtener un aumento de un 20% más en la base reguladora. Pasaría a cobrar el 75% de dicha base. Si necesitas más información no dudes en llamarnos.

¿Puedo solicitar la incapacidad permanente absoluta con una minusvalía del 65%?

Una incapacidad absoluta puede equipararse a una minusvalía del 65%, pero no son lo mismo. Ya que, la incapacidad y la discapacidad no son lo mismo.

¿Cuándo se revisa la incapacidad permanente absoluta?

Por lo general, las revisiones se proponen cada dos años. La Seguridad Social está obligada a determinar la fecha de revisión.

¿Qué día se cobra la pensión por incapacidad permanente?

La Seguridad Social está obligada a abonar estas prestaciones antes del cuarto día natural de cada mes. Aunque, los bancos suelen liquidarlas antes de este plazo.

¿La pensión por incapacidad permanente total tiene paga extra?

Cuando la incapacidad total deriva de una enfermedad común o de un accidente no laboral, la pensión se distribuye en 14 pagas. Doce mensualidades, más dos pagas extraordinarias.

¿Cómo consigo la jubilación anticipada por incapacidad permanente?

Los trabajadores que acrediten una incapacidad igual o superior al 45% pueden jubilarse de forma anticipada, siempre y cuando hayan cotizado 15 años mínimo.

¿La pensión de incapacidad permanente total de 2021 es contributiva?

Existen ambas modalidades; pensión contributiva y no contributiva, para aquellas personas que no hayan alcanzado el mínimo de cotización exigido.

¿Tengo que pagar el IRPF con incapacidad permanente total?

Sí. Con la incapacidad total tienes la obligación de pagar el IRPF. Para más información llámanos.

¿Puedo cobrar una pensión no contributiva por incapacidad permanente?

Sí, puedes cobrar una pensión no contributiva por incapacidad. Si necesitas más información sobre la pensión no contributiva no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

¿La pensión de incapacidad permanente total es vitalicia?

Sí, la prestación económica por incapacidad total consiste en una pensión vitalicia.

¿Soy pensionista por una incapacidad permanente total?

Sí. Al recibir una pensión por parte de la Seguridad Social te conviertes en pensionista.

¿Son compatibles dos pensiones de incapacidad permanente total?

Son compatibles siempre y cuando sean de regímenes diferentes. Si ambas proceden de la Seguridad Social no es posible cobrar las dos a la vez y tendrás que elegir entre una u otra.

En Resumen... ¡Ve directo donde te interese!
    Add a header to begin generating the table of contents
    Call Now Button 620 00 11 66